jueves, 27 de octubre de 2011

Turismo Lésbico: El Principio de la Utopía del Siglo XXI


Mis queridas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS, hoy vamos a aprender de turismo lésbico.
La necesidad de crear una agencia de viajes exclusivamente para mujeres lesbianas, bisexuales y bicuriosas totalmente operada por mujeres ídem surge de una utopía donde un mundo sáfico pueda vivirse en las mejores condiciones que la actualidad permite y definitivamente responde a una necesidad de la comunidad lésbica y su libre expresión de mercado.
Un ambiente libre de riesgo donde amarnos entre mujeres es una realidad por unos días. Los Lesbitours, las excursiones organizadas por mujeres profesionales del turismo, que apoyan la diversidad sexual y los derechos lgbti, ahora están al servicio de las mujeres en México. Passion Fruit Lesbian Travel, creada por una mujer lesbiana,  profesionista con grado de maestría,  mexicana y empresaria, se interna en el destino de la historia de la comunidad lgbti y promete hacer de México el punto de encuentro  lésbico por excelencia en América Latina ofreciendo a sus clientas lo mejor del deporte, el entretenimiento y el relax en un ambiente totalmente femenino y homoerótico.


Sueñen despiertas.

En el siglo XXI estamos ante una nueva era en la que la celebración de la sexualidad y su libre ejercicio es un derecho universal y un reto personal. Librarnos de etiquetas y amarnos en libertad es un privilegio histórico para la mujer, somos un mercado en el mundo diverso que apenas asoma la cabeza tímidamente, pero eso será cosa del pasado en breve puesto que las lesbianas, las bisexuales y las bicuriosas estamos pugnando por unirnos en una sociedad donde la misoginia, el odio a las mujeres, la lesbofobia, el odio a las lesbianas, la homofobia, el odio a los homosexuales, la transfobia, el odio a la condición trans, no sean un obstáculo para amarnos entre iguales sino simples defectos sociales fáciles de ignorar, rebatir, y si es el caso, denunciar.
Queremos un mundo mejor, queremos que aun cuando cada color de la bandera arcoíris tenga su propio espacio, nos podamos ser de mutua ayuda entre todos los colores de la diversidad. Dejar atrás el sectarismo y aprovechar nuestra similitud sexual del gusto por lo igual en favor de una mejor sociedad donde no vivamos el odio en sus miles de facetas, sino el amor en sus millones de posibilidades.


Las mujeres unidas por el amor podremos crecer mucho más que separadas por el odio.

Los viajes ilustran mis adoradas discípulas y no tiene nada de extraño hacer amistades entrañables entre la gente con la que viajamos. Amigas, hermanas, madres, los viajes nos permiten escapar por unos días de nuestra cotidiana y cuando hacemos eso sucede con frecuencia el milagro del amor y más cuando es entre mujeres que nos amamos entre mujeres. Cupido hace de las suyas y puede que te apunte con su arco y lance su flecha contra ti mientras miras descender a tu sacerdotisa de Mayahuel de una pirámide en Tulúm; o si le salvas la vida a una princesa en apuros entre los rápidos de Jalcomúlco. Tal vez la princesa seas tú y resulte que corres el peligro de caer en manos de un escuadrón de vampiresas que te quieren morder el cuello durante su aquelarre de halloween.  La Riviera Maya y el deporte aventura jarocho están entre los más próximos destinos de Passion Fruit Lesbian Travel.
No importa cómo vivas tu homosexualidad, olvídate del closet por unos cuantos días y nada como un viaje les para darse la oportunidad de pasarse de adentro del closet a afuera sin que se caiga el mundo a tu alrededor. Pásate al lado de las amazonas unos días. Somos mujeres guerreras de Venus que como salmones exigimos  a gritos nuestro derecho a amarnos de la manera que las abuelitas les dijeron a nuestras mamás que no se podía amar y así nuestras mamás nos lo dijeron a nosotras y no les hicimos caso. No había tal cosa como el turismo lésbico en México ni en la época de nuestras mamás ni mucho menos en el de nuestras abuelitas. Hasta hace un año no había Passion Fruit Lesbian Travel.  Hoy puedes transportarte a un punto de la creación donde no tienes que ver cómo van a tomar los demás tu inclinación afectiva. Previamente las organizadoras han creado un mundo diseñado enteramente para ella.
Puedes estar casada con un señor y tener hijos, pero en una escapada de tres días de lesbitour vivirás tu fantasía lésbica a tus anchas. Tu entrada por salida del mundo homosexual.
Puedes tener novio y amantes mujeres. Puedes ser soltera empedernida y quedada sin haber experimentado jamás nada con una mujer en la vida, nada, y nada es nada. Nada se pierde con probar para que no le cuenten a una y obtenga experiencia de primera mano en la vida.
Gocen de no tener horarios de llegada, de no preocuparse por hacer la comida, solo importa divertirse, comer, descansar y con suerte disfrutar de un paseo por la piel de otra mujer.
Vete un fin de semana con tu pareja o con tus amigas, con tus amantes, con tus amigovias, vete con esa amiga con la que te besas en los labios así como que no quiere la cosa porque no es gay, vete sola o con esa mujer que ya te dejó pero por la que todavía sientes que te brinca la panza y toda la entrepierna se te derrite con su recuerdo. Así nos sentimos mujeres las lesbianas: vibrando unas con otras.
Para las lesbianas en etapa trágica o en duelo por el amor, en lugar de llorar durante años encerradas en sus casas váyanse  tres días  a la playa acompañadas de puras mujeres a las que también les gustan eróticamente las mujeres; van a dejar de llorar mucho más rápido. Sientan  el sol sobre su piel y el mar brindando a su salud con tragos de espuma.
Sé todo lo lesbiana que quieras y siente cómo el planeta te saluda. Deja de preocuparte por estar buscando dónde conocer chicas como tú unos días, sumérgete un fin de semana de tu vida en celebrar tu femineidad y deja que sea problema de la guía de la agencia que conozcas todo el repertorio de chicas gays, les, bis y bicuriosas desde que empiece tu viaje.
Viajarás con la rubia, la morena, la pelirroja, la bajita, la flaquita y toda la variante  posible de féminas con las que coincidas en tu travesía de vida. Todas tenemos el amor erótico por las mujeres en común, por eso la posibilidad de viajar con una agencia exclusivamente para mujeres que como nosotras tiene sexo con mujeres, es una bendición.



Habemos mujeres homosexuales en México que estamos ávidas de disfrutar de nuestro país con la plena libertad que nuestras conquistas  políticas nos brindan. Ya no queremos estar en el closet porque la gente se incomode si nos besamos o nos demostramos afecto íntimo en cualquiera de sus formas en público, los viajes lésbicos nos garantizan que podamos explayarnos en nuestro lesbianismo, vivirlo hasta el tope, disfrutarlo, empoderarnos con una postura de mujeres plenas y satisfechas que han vivido el sueño de ser lesbianas despiertas y no dormidas.
Las que andamos en busca de esa mujer que nos entienda y complemente tenemos muchas más posibilidades de encontrarla en una excursión lésbica de 15 mujeres que en un antro de 100. Tal vez sentada a unas filas de ti en el lesbibus está esa mujer por la que cada que la ves venir te agachas y te vas de lado. Igual estás oyendo su voz mientras platica cómo le gustaría encontrar una mujer que la quisiera tanto como la estás queriendo tú en ese momento. Igual las flechas de Cupido tardan unas cuantas horas en hacer efecto, pero ya combinadas con los colores del atardecer sobre esa piel canela que está tirada junto a ti en la arena van a darte el valor de acercarte y decir “qué bonita eres” o alguna otra cosa igual de idiota, pues con el nerviosismo y sintiendo cómo toda la sangre se te agolpa en el cuerpo, como sucede cuando las mujeres padecemos deseo por otras mujeres pero no sabemos todavía si nuestras caricias y besos van a ser bien recibidos. Así nos cortejamos entre mujeres.
Probablemente las que ya cruzaron las avenidas del amor con su amada quieren celebrarlo con bombo y platillo y con la bendición del gobierno del Distrito Federal.
Para llegar al esperado: “las declaro esposa y esposa, mujer y mujer…” tienen que resolver y gestionar algunos trámites. Pues la agencia también brinda ese servicio y aparte, te ayuda a planear la luna de miel donde la quieras.
Celebremos el amor entre mujeres con nuevas parejas. Les deseo que de un simple viaje de placer salga la compañera de su vida, que con ella se casen y formen entre las dos la vida que quieran en un marco de amor, respeto y dedicación a la vida. Que la luna de miel sea el primero de muchos viajes que puedan hacer con su compañera de vida. Con esa mujer sin la que no puedes dormir, mucho menos despertar. Inicien su vida en convivencia conociendo el mundo juntas y verán lo increíblemente maravilloso que es.   
Nuestro entorno es más que la colonia en que vivimos. La zona rosa es un espacio de expresión importante, pero el mundo lgbti no se acaba ahí, tampoco empieza cuando cierran la puerta de su casa y pisan la banqueta. El planeta ya es de colores.  Ahora las lesbianas estamos tanto en la torre Eiffel como en una reserva indígena en Chiapas a la vez.   Conozcan los espectaculares sitios que nos ofrece México.
Con la aparición de las redes sociales y el internet las mujeres nos hemos organizado y abierto mucho más a la diversidad sexual. Ser mujer en el siglo XXI ya conlleva al cuestionamiento de la sexualidad heterosexual a la que indistintamente deciden que pertenecemos las lesbianas antes de ser lesbianas. Ahora las mujeres sí nos permitimos fantasear eróticamente tanto con un sexo como con el otro, la posibilidad del poliamor ya no espanta, por el contrario, nos cuestionamos si el sexo nos gusta monógamo o polígamo. Si disfrutamos el sexo en pareja en exclusiva o abierto con otras mujeres, las posibilidades de las mujeres que tenemos sexo con mujeres se han visto reflejadas en un discurso homoerótico que se expresa en toda su gama de colores. Transgéneros, travestis, fems, butchs… como en botica nos damos las lesbianas en el siglo XXI.
Ahora podemos vivir los eventos de activismo lgbt con servicio de vip.  La semana del orgullo lgbt con lugares de primera fila para todos los eventos a los que queramos asistir siempre en grupo y con profesionales a cargo de nosotras.
Actividades en el mundo hay para dar y regalar, pero actividades lésbicas no.  Viajemos, gocemos el mundo tríbada a manos llenas con Passion Fruit Lesbian Travel y Escuela de Señoritas. Muy pronto haremos los retiros de la lesbiana superiora para todas las alumnas que quieren aprender a ser mujeres que aman a las mujeres.
Para servicios en turismo lésbico en México consulten a la agencia que yo utilizo www.passionfruitlesbiantravel.com y busquen  sus perfiles en facebook: Alejandra Rodríguez Moreno y Passion Fruit Lesbian Travel y en Twitter: Passion_Fruit_T espero que muchas sean las que puedan darse el lujo de viajar al estilo de Passion Fruit... 
Y mis adorables pupilas de tarea se me van todas de vacaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

YAKILIBRE, EXIGIMOS LIBERTAD INMEDIATA, AMIGOS Y FAMILIARES